Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Date un Gusto

Tatuajes en el mundo laboral: ¿Sigue siendo un tabú?

por Auténticas

 

 

Vivimos en pleno siglo 21, en una época que debería ser de aceptación y tolerancia, una época en la que deberíamos haber eliminado por completo los prejuicios y ser suficientemente inteligentes para no dejarnos llevar por falsos estereotipos. Y sin embargo, aunque estemos progresando y avanzando hacia un futuro que ofrece igualdad de oportunidades, muchas veces parece que lo hacemos a paso de tortuga.

Los distintos tipos de discriminación pueden verse con claridad en el día a día peruano y uno de ellos es la discriminación contra las personas tatuadas. Lamentablemente, en nuestro país, decidir qué hacer con tu propia piel puede cerrarte muchas puertas en distintos rubros laborales. ¿Quieres hacerte un tatuaje para ti significativo, pero también has soñado toda tu vida con ser abogada? Pues a causa de los prejuicios deberás tener mucho cuidado (si es que no es simplemente imposible). Hacerse un tatuaje en el Perú no es solo una decisión de si se verá bien o se verá mal, sino que va mucho más allá. Hacerse un tatuaje en nuestro país es una decisión de si estás preparada para lidiar con todo el peso de los estereotipos o no.

Aunque un tatuaje visible no te cierra el 100% de las puertas dentro del ámbito laboral y puede que existan muchas carreras que ya no ven este tipo de modificación corporal como un impedimento, según el portal de empleo Laborum, los rubros “más serios” si pueden colocar trabas a quienes los llevan. Para estos rubros “serios”, la presencia física es una carta de presentación y algo como el peinado equivocado o los tatuajes vale más que las capacidades de dicha persona.

 

Rompiendo estereotipos

Como ya hemos mencionado, estamos avanzando a paso de tortuga para romper estos estereotipos, pero avanzando en fin. En nuestro país, los tatuajes siguen siendo mal vistos dentro de rubros convencionales, al igual que a los niños se les prohíbe llevar el cabello largo en las escuelas. Esto porque algunas personas siguen intentando poner la apariencia física por encima de los valores internos. En países más avanzados como los Europeos, a un niño jamás se le dirá cómo debe vestirse y se le alentará a que desarrolle sus propios gustos y marque su propio camino. Los médicos pueden perfectamente tener tatuajes, balayage y piercings sin que esto sea una razón para dudar de sus capacidades.
La mayoría de carreras creativas valoran lo que hay en tu cerebro y no cómo te veas. El arte en sus distintas formas, la publicidad, entre otras, han eliminado casi por completo el estigma de los tatuajes.

 

 

Engañando al sistema

Digamos que tu sueño es ser doctora. Ahí la tienes un poco más complicada. Por ejemplo, el Sistema de Salud de la Clínica Mayo dice en su política de vestimenta y decoro que el arte corporal a la vista “no refleja una apariencia profesional y es considerado inapropiado”.* Ridículo, pero lamentablemente así es. Sin embargo, que sea complicado no necesariamente significa que sea imposible.

Fuente: El Comercio 

 

Digamos que además de ser doctora, también sueñas con hacerte un tatuaje de un diseño que adoras, o tienes una frase que significa mucho para ti y te gustaría grabarla en tu piel. Pues en ese caso, lo único que necesitas hacer es tatuarte en un lugar que tus empleadores no vayan a ver. Los brazos normalmente están fuera de la discusión, ya que son muy visibles, al igual que las manos, la cabeza, el rostro y el cuello. Las piernas son una buena idea, a menos que trabajes en short, falda o vestido corto. ¿Pero por qué no intentas una zona más personal como la espalda, el pecho o incluso el vientre? Muchos tatuajes se ven geniales en estas zonas y podría ser tu pequeño secreto que solo tú, y con quienes tú decidas compartirlo, conocerán.

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas