Autenticas del Perú

  • nuestra en Entel

Free

3 reflexiones sobre la educación de los niños en nuestro país

por Auténticas

Muchos papás consienten a sus hijos en todo y, a la larga, se dan cuenta de que no es lo más apropiado. También están quienes desautorizan a su pareja delante del niño o niña y logran que el respeto se pierda. Es cierto que los padres son los encargados de educar a sus hijos como mejor les parezca; sin embargo, en el Perú hay situaciones negativas que suelen darse con tanta naturalidad, que pasan a formar parte de la crianza de los niños pequeños.
Solo para tratar de orientarte, te compartimos 3 reflexiones sobre errores comunes que se cometen a la hora de educar a los niños y que podrían servirte de muchísima ayuda.

#1. Que tus palabras pierdan credibilidad

Hay situaciones donde un niño decide no hacer caso a su papá o mamá, por ejemplo, cuando se le pide que deje de saltar en el mueble o que no toque algún objeto de valor. Al final, o el niño se cansa y hace lo que se le dice o uno de los padres se cansa y logra que se detenga, alejándolo del objeto o bajándolo del mueble, quizás. Aquí, el error más común es que se den amenazas sin consecuencias.

Entendiendo que hay tolerancia CERO a la violencia, lo cierto es que no tiene ningún sentido amenazar a un niño con un castigo y no hacer nada. Los niños no son tontos, una vez que se dan cuenta de que su mal actuar no trae consecuencias, dejan de hacer caso. Allí es donde los padres tienen que mostrar consistencia y tienen que actuar enseguida si el niño no les obedece, porque sino pierden la autoridad y cada conflicto se vuelve peor que el anterior.

 

#2. La falta de cohesión entre papá y mamá
A pesar de que son una pareja, tanto el papá como la mamá tienen sus propias opiniones sobre cómo educar a su pequeño hijo; sin embargo, el menor no se tiene que dar cuenta de ello porque aprovechará la situación para actuar a su antojo. Y lo peor de todo es cuando uno de los padres reprocha abiertamente la decisión del otro.

Por ejemplo, la madre castigó a un niño dejándolo sin helado para el postre y el padre le da el helado al niño diciendo que le parece un castigo desproporcionado. Otro caso común es cuando el pequeño primero pregunta a uno de los padres, y recibe un “no” por respuesta. Luego, aprovecha que el otro padre no estaba presente y le pregunta lo mismo. Aquí lo correcto sería preguntar al niño “¿qué te dijo tu padre/madre?”, esa simple pregunta podría hacer que el niño vea que entre ambos hay cohesión.

 

#3. Dar demasiada libertad de decisión 
Una situación cotidiana podría significar más de lo que creemos. Por ejemplo, cuando se le pregunta al pequeño “¿qué quieres comer hoy?”, se le está dando un poder exagerado. Una cosa es tomar en cuenta las preferencias de los niños y otra es dejarles la prerrogativa de decidir lo que el adulto va a preparar para la cena.

Los niños necesitan libertad, pero no son capaces de tomar todas las decisiones buenas para su bienestar a largo plazo. Tienen que aprender a comer de todo y entender que estudiar es importante. Si se les da demasiado poder de decisión, se convierten en pequeños reyes de la casa y no se preparan para la realidad del mundo exterior.

 

Seguramente no te habías puesto a pensar en estas situaciones diarias, pero recuerda que los pequeños son como un libro en blanco e irán captando información de lo que perciben de su entorno. Mayor atención con lo que se les dice y enseña.

 

Fuente: BlogdeBienestar.com

Déjanos tu comentario!
Auténticas
Auténticas